Rubens Mano (Sao Paulo, 1960)


Ha expuesto su obra dentro y fuera del Brasil. Encontramos su trabajo en la Pinacoteca de Sao Paulo, Instituto Henry Moore en Inglaterra, Museo Víctor Meirelles, Museo Patio Herreriano de Arte Contemporáneo España, ha representado a su país en las bienales de Sydney, Sao Paulo y Lima.

Es considerado por la crítica uno de los artistas brasileños más importantes de la actualidad brasileña, su obra es particularmente sugerente, por lo general su trabajo consiste en intervenciones espaciales y lumínicas in situ, estas a veces implican sutiles modificaciones provisionales en la arquitectura o adiciones de elementos extras para crear nuevos sentidos, funciones y visualidades en el lugar.

Patio del Museo Municipal Alberto Mena Caamaño



(Centro Cultural Metropolitano)
Nombre histórico: Cuartel Real
Autor: Arq. H. Marcos Guerra
Fecha de construcción: ¿1650?
Fecha de rediseño: 1969 – 1998
Autores: arquitectos Fernando Flores, Jaime Andrade, Mauricio Moreno y Soledad Dulce
Dirección: Espejo Oe5-43 entre Benalcázar y García Moreno
Sector de la ciudad: La Compañía
Uso original: residencial
Uso actual: cultural
Distinciones: Premio internacional categoría Restauración y Rehabilitación, XII Bienal de Quito, 2000
Accesibilidad: sin restricciones

Este edificio, que ahora es parte del Centro Cultural Metropolitano, formó durante la colonia y hasta 1767 parte de las instalaciones de la Compañía de Jesús. Al ser expulsados ese año de los dominios de España, sus bienes fueron incautados por la Corona y quedaron bajo la Administración de Temporalidades, creada expresamente para administrar sus bienes.

Habiéndose conformado por orden de la Corona las Milicias Regladas, con el propósito de organizar la defensa de los territorios de ultramar con los mismos habitantes del continente, en el año 1771 se conformó el primer cuartel en Quito, usándose las construcciones que habían dejado los jesuitas en El Panecillo. En  1786, el cuartel pasó a ocupar el edificio del seminario diocesano de San Luis frente a la iglesia de los mismos jesuitas y en 1792, de manera definitiva, se instaló en el claustro noroeste y otras áreas aledañas del complejo abandonado de la Compañía de Jesús, como Cuartel Real con tres compañías fijas y el piquete de dragones y depósitos de armas, desempeñando desde entonces ese papel.

El 10 de agosto de 1809, los Próceres de la Independencia lo ocuparon, luego de conseguir por obra del Capitán Juan Salinas, que las fuerzas que lo guarnecían plegaran a la Revolución. Habiendo fracasado este movimiento, los patriotas se vieron obligados a pactar con el presidente de la Audiencia, Conde Ruiz de Castilla, quien, faltando a su palabra, ordenó la prisión de los principales patriotas que fueron arrojados en este mismo Cuartel y a ser sometidos a enjuiciamiento.

Desde diciembre de 1809, cerca de un centenar de patriotas permaneció encerrado en esta improvisada prisión, compartiendo las instalaciones con un batallón del Real de Lima, que había llegado a reprimir la revolución quiteña. El 2 de agosto de 1810, un reducido grupo de familiares y adeptos, mal armados y posiblemente instigados por agentes de la Corona, asaltaron el Cuartel para liberar a los presos y fracasaron. La reacción de las tropas limeñas fue inmediata, produciéndose una gran matanza. En el patio vecino, que daba a la Plaza Grande (1), se encontraban las tropas auxiliares de Santa Fe y Popayán, que también salieron en auxilio de sus compañeros de armas. No se limitaron a asesinar a los cabecillas de la rebelión emancipadora, sino que salieron a las calles a matar a indefensos ancianos, niños y mujeres, y asaltar tiendas y casas particulares, cobrando cerca de 300 víctimas.

Pero Quito volvió a rebelarse. Después de retomar la ciudad en la Batalla del Panecillo en 1812, las autoridades coloniales emprendieron entre 1815 y 1816 la construcción de una serie de obras de fortificación, con el propósito de controlar otros intentos de rebelión. Las cuales fueron llamadas "Fortificaciones Reales de Quito".

Entre otras obras se hicieron reparaciones y reformas del cuartel y calabozos que ocupó el Real de Lima y se adaptó a cuartel de caballería la otra sección de las casas de los jesuitas, que ya servía de cuartel para dragones. Después de la independencia, esta edificación continuaría como cuartel de artillería, refaccionándose nuevamente en 1855. Parte de las construcciones que daban a la calle García Moreno se habían destinado a inicios de la República para Casa de la Moneda y el resto a la Universidad Central.

A mediados de la década de 1940, los locales de la universidad pasaron también a propiedad municipal, así como  los locales del cuartel, adecuándose para recibir la colección donada el 3 de abril de 1957 por el filántropo quiteño Alberto Mena Caamaño. En este edificio histórico se inauguró el Museo Municipal Alberto Mena Caamaño el 3 de noviembre de 1959, en la administración del Dr. Carlos Andrade Marín.

El 31 de julio de 1970 se amplió el museo, al abrirse al público la escena del 2 de Agosto que representa el sacrificio del Dr. Manuel Rodríguez de Quiroga y los patriotas Juan de Dios Morales, Juan de Salinas, Mariano Villalobos, Javier de Ascázubi, Juan de Larrea, Juan Pablo Arenas y el presbítero José Riofrío. Este conjunto de figuras de cera fue realizado por el escultor Alexandre Barbieri en París.  La escena se montó en los subsuelos del edificio, en el mismo lugar donde algunos de los patriotas habían sido asesinados.

En el año 1987, a raíz de un fuerte sismo que sacudió Quito, el museo cerró sus puertas por algunos daños en la edificación y con la idea de readecuar completamente las salas. En 1992 se abrió nuevamente y en 1997 volvió a cerrar sus puertas al iniciarse la rehabilitación completa de su edificio y el de la antigua Universidad Central (84), para integrarlos como "Centro Cultural Metropolitano".

El antiguo cuartel tiene su frente a la calle Espejo, pero no llega a ninguna de las dos esquinas, pues la del lado de la Benalcázar se encuentra en manos de los jesuitas, quienes recuperaron parte de sus instalaciones el siglo XIX; por el otro lado no llega a la calle García Moreno, por encontrarse ahí el antiguo edificio de la Universidad. Su construcción básica es del siglo XVII, con refacciones y arreglos en diversas épocas, entre las que fueron especialmente importantes las adaptaciones a cuartel a finales del s. XVIII, a museo a finales de la década de 1950 y la restauración global de fines del siglo XX.

El edificio, de dos pisos, se conforma con tres crujías: una delantera, larga, que mira a la calle y una perpendicular, cerca del centro, que tiene en su costado oeste un patio. La crujía delantera en su planta baja está compuesta de antiguas tiendas cubiertas con bóvedas de cañón con su eje perpendicular a la calle, las puertas se han convertido en ventanas y a las tiendas se les ha intercomunicado, creando espacios más amplios.

La sencilla fachada se encuentra interrumpida más o menos a la mitad de su desarrollo, por una extraña portada abierta para el cuartel, que sobrepasa la cubierta y que no encaja en ningún ordenamiento. En los dos niveles se abren ventanas rectas, separadas por pilastras pareadas.

El vestíbulo abovedado fue una de las tiendas y girando hacia el oeste se ingresa al único patio, ahora ajardinado, con una fuente al centro construida hacia 1959 cuando se adecuó a museo. Las crujías norte y este en planta baja tienen corredores con pilares ochavados y arcos de medio punto, mientras que los lados opuestos son ciegos y forman parte del colegio de los jesuitas. Los zócalos de estos corredores se encuentran recubiertos con las mayólicas salvadas del derrocamiento de la antigua casa municipal.

A la planta alta se accede por una escalera metálica, incorporada en la última restauración. Hacia el patio los corredores se encuentran cerrados con ventanas rectangulares y hacia el interior se abren las salas de exhibición, siendo la que mira a la calle Espejo resultado del derrocamiento, a mediados del siglo XX, de los muros intermedios que separaban las piezas. Continuando con el recorrido, hacia el tramo este se llega a un curioso corredor inclinado, paralelo a la fachada inmediatamente detrás de ella y que permite el acceso a habitaciones abovedadas conectadas con pequeños ambientes con cañón corrido. La inclinación del corredor se debe a que este se apoya en las bóvedas inferiores, cada una más abajo que otra, pues descienden con la pendiente de la calle. Al final de este pasillo se ha construido una nueva escalera, para organizar mejor el recorrido de los visitantes.

El Museo Municipal se está instalado en espacios restaurados, más amplios, aprovechando la integración de los edificios. En la edificación colonial permanecen las colecciones "clásicas", es decir las de la época colonial y del siglo XIX en donde se encuentran obras de Miguel de Santiago, Antonio Salguero, Juan Manosalvas, Antonio y Rafael Salas, Luis Cadena, Rafael Troya, Joaquín Pinto y otros pintores ecuatorianos. En el edificio contiguo se abren las salas de arte contemporáneo y de exhibiciones temporales. Estas instalaciones se complementan con nuevos espacios para depósitos de bienes culturales, talleres de museografía y de conservación de bienes culturales, a más de las áreas administrativas y de servicios: cafetería, auditorio y tiendas.


Sitios de Interés

Patio del Museo Municipal Alberto Mena Caamaño



RUBENS  MANO
Cosecha
Intervención: arena, picota, macetas, árboles y plantas, 2010

El artista trabaja con los lugares y los espacios mismos, mediante intervenciones que a menudo, como en este caso, re-utilizan y desplazan elementos existentes en el sitio. Articula así una práctica que hace de la institución misma que la acoge su material de trabajo, proponiendo nuevas estrategias para usar y explicar el lugar. En este patio de gran importancia histórica Mano ha eliminado la jardinería alrededor de la picota que allí se exhibe, resaltándola, y ha trasladado las plantas a otro cantero, que queda sobrepoblado de vegetación. Se transforma así la percepción establecida de un lugar “inmóvil”, provocando una mirada nueva sobre el patio y sus cargas emblemáticas.

Rubens Mano. Nació en São Paulo en 1960, donde vive y trabaja. Ha tenido recientemente muestras individuales en la Galería Casa Triángulo y la Pinacoteca del Estado, ambas en São Paulo. Algunas de sus exposiciones colectivas: XXV y XXVIII Bienales de São Paulo (2002 y 2008); Bienal de Sydney (2004); in Site, Tijuana/San Diego (2005).

Horario: martes, miércoles y domingo de 09:00 a 18:00, jueves , viernes y sábado de 09:00 a 22:00

El Patio del Museo Municipal Alberto Mena Caamaño fue el Cuartel Real. El edificio presumiblemente  se construyó entre 1650 y 1767, formó parte de las instalaciones de la Compañía de Jesús. Al ser expulsados los jesuitas, sus bienes quedaron bajo la Administración de Temporalidades.