Magdalena Atria (Santiago de Chile, 1967)


Tiene una licenciatura en Artes y en Estética, Universidad Católica de Chile; máster Of. Fine Arts en el Parsons School Of Design, Nueva York.

Es una de las artistas más importantes de Chile de la generación de los 90, su obra ha sido expuesta en el Museo de Arte Contemporáneo, MOCA de Los Ángeles; Museo de Arte de Austin, Chateau de Tours Francia; Bienal de Mercosur en Porto Alegre, Brasil, entre otras.

Inicia su carrera artística como pintora, con una cromática vibrante y saturada, encontrando en el color un lenguaje en sí mismo, ha trabajado dentro de varios géneros pictóricos, manteniendo una preocupación constante sobre el poder del color, reflexionando  de igual manera sobre la materialidad de la pintura.

En los últimos años ha abandonado los medios tradicionales para construir obras a partir de la plastilina, rescatando este material por ser una materia prima no tecnologizada, apropiándose de las ventajas de su maleabilidad y de su constante mutación.

Atria plantea así una nueva situación  plástica, próxima  al campo pictórico pero distante del contexto habitual del material que usa, reinventándolo, para dar paso a una  transfiguración del color como materia misma, una sincronía de corporeidad y pigmentación, dentro de esta técnica sus obras han llegado a ser bidimensionales y han buscado otras superficies donde desarrollarse.

Patio del Museo Casa de Sucre


Patio museo casa de sucre

Fecha de construcción: 1812
Fecha de restauración: 1977
Autor: Arq. Andrés Peñaherrera Mateus
Dirección: Venezuela 5-73 [N2-77] y Sucre
Sector de la ciudad: La Compañía
Uso original: vivienda
Uso actual: cultural
Accesibilidad: sin restricciones

 Esta casa esquinera fue del mariscal Antonio José de Sucre, quien vivió en ella por poco tiempo después de su matrimonio realizado por poder, en Quito en abril de 1828 con Mariana Carcelén, marquesa de Solanda, pues sus tareas militares, políticas y administrativas le mantuvieron alejado en Perú, Bolivia y Colombia.  Durante un largo período se conoció a esta casa como la Casa Azul por el color de su fachada, hasta que con la restauración posterior se sustituyó este por el blanco.

La casa había sido construida en el año 1812 por Felipe Carcelén Sánchez, marqués de Villarocha y de Solanda, quien había derrocado la propiedad heredada de su padre, José Carcelén Pérez de Ubillús.  Al parecer Sucre en 1823 envió desde Bolivia 16 500 pesos para que su futura esposa comprara en remate la casa a la muerte de su propietario.  Al no estar concluida la casa, Sucre mantuvo una permanente preocupación por reformarla, enviando sus instrucciones a través de numerosas cartas, que van desde diciembre de 1829 hasta mayo de 1830.  Lamentablemente el Mariscal de Ayacucho murió asesinado en Berruecos el 4 de junio del año 1830, cuando viajaba desde Bogotá hacia Quito, con el firme deseo de residir definitivamente con su familia.

 A la muerte de Sucre, la casa pasó a propiedad de su viuda, quien contrajo nuevas nupcias con el general Isidoro Barriga, con quien procrearía un hijo.  En el año 1831 se produjo la trágica muerte de la única hija de Sucre, al caerse del balcón de esta misma casa.  En 1850 murió el general Barriga y en 1861 la marquesa de Solanda; 20 años después falleció su único heredero, Luis Felipe Barriga Carcelén y la casa pasó a manos de su viuda, Josefina Flores, quien por su difícil situación económica se vio obligada a venderla a Ramón Paz y Miño.  Al morir Paz y Miño la casa quedó en propiedad de su viuda, Alejandrina Cabezas Silva, vuelta a casar en 1894, con el español Gustavo Barba Segalerva.

 Hacia 1905 gran parte de la casa, arrendada al señor José Tibaul, se convertirá en el hotel “Le Grand Marechal” y más tarde, al cambiar de arrendatario, pasaría a llamarse Hotel Continental.  En 1945 la casa fue declarada Monumento Nacional.  En manos de la familia Barba quedó la casa de Sucre hasta 1970, cuando la señora Carmela Barba de Gómez de la Torre, hija de Gustavo Barba Segalerva, vendió el inmueble y algunos objetos que habían pertenecido a ella, desde la época de Sucre, a la Junta de Defensa Nacional para restaurarla y convertirla en museo.  Pasó formalmente a manos de la Junta en enero de 1972 y más tarde se iniciaron los estudios para su restauración.

El anteproyecto inicial estuvo a cargo de la Oficina de Preservación Monumental de Quito mantenida por la Organización de Estados Americanos, en donde actuó como asesor técnico principal el arquitecto español José Manuel González de Valcárcel.  El proyecto definitivo de restauración y adaptación a museo estuvo a cargo del arquitecto Andrés Peñaherrera Mateus, quien se basó para la propuesta en la mencionada correspondencia de Sucre, aunque cabe la duda de si los deseos expresados en las cartas se cumplieron exactamente como se manifestaban.  El 24 de mayo de 1977, 155 aniversario de la Batalla de Pichincha, se inauguró el Museo Casa de Sucre y desde entonces permanece abierto al público.

La casa, de dos plantas, se organiza alrededor de un gran patio cuadrado con arcos rebajados sostenidos por columnas de piedra en la planta baja, cerrado el intercolumnio por un pasamano y barandal de hierro.  En la planta alta tiene esbeltos pies derechos de madera con zapatas.

El zaguán de ingreso desemboca en la mitad del patio y al frente, en la segunda planta se ubica la terraza, como tradicionalmente ocurre en la casa quiteña.  En el extremo opuesto de la diagonal que parte de la esquina, se abre un minúsculo patio que sería resto de las antiguas caballerizas de una propiedad más amplia.  Las escaleras de acceso a la planta alta se ubican en el ángulo izquierdo delantero del patio, opuesto a la esquina.  En la planta alta, hacia la calle, se abren las habitaciones principales.  Hacia la terraza se encuentra el comedor y junto a éste, en el pequeño patio posterior, las áreas de servicio.

La fachada es muy elaborada, con paredes almohadilladas.  Los vanos se disponen simétricamente en pares y coinciden en las dos plantas, manteniendo un balcón volado en cada par de ventanas de la planta alta.  Cada par se separa por pilastras, rematadas por capiteles muy pronunciados, por lo que el elaborado alero con canecillos, vuela más en el sector de las pilastras para protegerlo, formando una curiosa línea con salientes.

 El ingreso principal se realiza por la calle Venezuela que corre de sur a norte y la portada consta de un amplio arco rebajado de piedra con jambas almohadilladas del mismo material; la clave tiene labrada una estrella y la data 1812.  Sobre la portada se tiene una sola ventana con balcón.  Partiendo de la puerta de calle, se organizan simétricamente a izquierda y derecha las ventanas.  La esquina, también almohadillada, es chaflanada y antes de la restauración se abría una amplia puerta para permitir el acceso a los locales del vértice de la planta baja.  En la restauración se colocó una fuente en el centro del patio, elemento que se cita en la correspondencia de Sucre y que se ha diseñado de forma que evidencie su modernidad.
La casa está actualmente habilitada como museo.


Sitios de Interés

Patio del Museo Casa de Sucre


Patio museo casa de sucre

MAGDALENA ATRIA
No te veré morir  
Intervención específica con plastilina, 2010

La artista se ha inspirado en la muerte de la única hija de Sucre, quien a la edad de dos años cayó desde el balcón de esta casa. Cuando ocurrió esta tragedia el mariscal ya había fallecido, por lo que quedó sin descendencia. Atria usa metafóricamente el carácter vulnerable y perecedero de la plastilina –que la artista trabaja con gran oficio en forma abstracta— para pintar con ella una gran mancha que cae desde el segundo piso, pasando por el balcón, como una alusión y estetización del hecho. De este modo la tragedia se transforma en imagen y la imagen en desplazamiento artístico de las formas y contenidos historicistas tradicionales del Museo.

Magdalena Atria. Vive y trabaja en Santiago de Chile. Estudió en la Universidad Católica de Chile y en Parsons School of Design, Nueva York. Muestras individuales en Santiago: Sala Gasco (2009), Galería Gabriela Mistral (bipersonal, 2004), Galería Animal (2004) y Galería Bech (2000); en Nueva York en la Galería George Billis (1999 y 2001). Exposiciones colectivas principales: MOCA, Los Ángeles (2007); VI Bienal del Mercosur, Porto Alegre (2007); Chateau de Tours (2007); Centro Cultural Palacio La Moneda, Santiago (2006); Museo de Arte Contemporáneo, Santiago (2006); Jack S. Blanton Museum of Art, Austin (2005).

Horario: martes a viernes de 09:00 a 17:30, sábado de 10:00 a 14:00

Museo Casa de Sucre. Construida en 1812, se restauró en 1977. Fue vivienda del mariscal José Antonio de Sucre, quien residió en ella después de su matrimonio con Mariana Carcelén, marquesa de Solanda.

Patio museo casa de sucre

Patio museo casa de sucre